Rusia y Nicaragua, nuevo frente en la lucha contre narcotráfico en Latinoamérica

Rusia y Nicaragua arman frente común contra el narcotráfico en Latinoamérica
Entrevista a Damián Jacubovich para Sputnik

 

"No hay duda de que una de las principales jugadas geopolíticas por parte de Rusia es decir presente en América Central, ahí muy cerca del 'patio trasero' de Estados Unidos", dijo el licenciado en Geopolítica Damián Jacubovich, al comentar la apertura del Centro de Capacitación Antinarcóticos Rusia-Nicaragua, el primero de este tipo en la región.

'Se trata de una alternativa al modelo impulsado en la región desde hace décadas por Estados Unidos, cuyos emblemas son los planes Colombia y Mérida y la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte. Pero en Colombia se planta cada vez más coca. En México los cárteles han corrompido todas las estructuras del sistema político. Y en el Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras) la violencia y la fractura social asociadas al narcotráfico no paran de crecer.

"Hasta ahora el único que levantaba la mano en América Latina para proponer planes de ayuda militar para combatir el narcotráfico era Estados Unidos", remarcó el experto para dimensionar los problemas económicos para hacer frente al crimen organizado que mueve varias veces el Producto Interno Bruto de países como Colombia.
"Esto es la confirmación para los que tenían alguna duda de que el mundo ahora es multipolar, porque históricamente —sobre todo después de la Segunda Guerra y hasta hace algunas décadas- América Latina era patrimonio exclusivo de los Estados Unidos. Pero en mundo sostenido por más de un eje, el continente empieza a tener presencia de diversas potencias, como China en lo económico y la de Rusia en diferentes ámbitos, ahora también en este tema tan importante como el narcotráfico", destacó Jacubovich

Acceda a la entrevista completa a Damián Jacubovich respecto de la lucha contra el narcotráfico en América Latina y la nueva presencia de Rusia
https://www.youtube.com/watch?v=VjTrJldTiDg&feature=youtu.be
 
 

El “Estado Islámico” un futuro prometedor...

La era post “Estado Islámico” (Tercera y última parte)

Posibles frentes de tensión
Abrazando al mundo
Por Humberto Kalinesti

Quien crea que el grupo fundamentalista que prometió un “califato” que dominaría Oriente Medio y parte de Europa para imponer su visión del mundo de acuerdo a su interpretación radical wahabí del islam y su antojadiza versión de la sharia el código de conducta moral del génesis islámico ha desaparecido, debería revisar sus ideas y entender que lejos de extinguirse, se multiplicará en innumerables formas conformando una nueva entidad, un nuevo cuerpo como el que se desprenden de las serpientes para asegurar años de terror y una tormenta de fuego que alcanzará el mundo entero. Pero este fenómeno no surgió por generación espontánea, fue un proceso diseñado por especialistas mesiánicos y ejecutado por fanáticos e idiotas útiles. En nuestra última entrega del informe sobre la era post “Estado Islámico” abordaremos el cambio de estrategia que el grupo extremista parece estar tomando inspirado en los métodos de su mentor ideológico “Al-Qaeda”.
Se estima que más de 30 mil extranjeros se unieron al grupo fundamentalista en los últimos años proveniente de más de 90 países produciendo un fenómeno de reclutamiento nunca antes visto. Su intolerancia religiosa y su brutalidad no se veía desde la Edad Media inclusive superando en crueldad a los Ustachas croatas pro Eje contra los serbios durante la Segunda Guerra Mundial que empalaban y descuartizaban niños que horrorizaban hasta los propios nazis. Estos psicópatas a sueldo que llevaron la desolación a Siria e Irak están en fuga, pero lejos de extinguirse se están agrupando en células pequeñas y dispersas de muy difícil localización que hará de la lucha contra el grupo radical un desafío de impredecible pronóstico. La nueva estrategia que parece están adoptando es el más complicado de detectar y anticipar y es la clandestinidad. Aunque quedarán células actuando y cometiendo atentados en Siria e Irak la nueva táctica será el mimetismo y el ocultamiento como el mejor método para seguir operativos. Los 800 kilómetros de frontera que comparte Turquía y Siria y sus redes de apoyo que operan en el país Otomano más las ayuda de “algunos amigos” les dan salida hacia sus nuevos feudos de Yemen, Líbano, Egipto, Somalia, Pakistán y Afganistán. En el Magreb Occidental huyen a Marruecos, Sáhara Occidental, Túnez, Argelia y Libia y en el cinturón del Sahel donde opera el grupo yihadista del Boko Haram se afianzan en Nigeria, Camerún, Chad, Níger y Mali. La infección se propaga también en Asia Central donde se concentran en Uzbekistán, Tayikistán, Kirguistán y la provincia china de Xinjiang y en el lejano oriente en Filipinas, Birmania e Indonesia produciendo una atomización y dispersión a escala planetaria. Pero lo que más preocupa a Occidente y que desvela a sus servicios de inteligencia, es el retorno a Europa de miles de ex combatientes de origen europeo entrenados y experimentados en los cruentos combates de Faluya, Raqa, Ramadi, Mosul o Alepo para operar como pequeños nidos de terroristas y lobos solitarios dispuestos a detonarse en las calles de París, Londres o Moscú.Esto agrava la lucha contra el “Estado Islámico” porque ya no se trata de tener focalizado al movimiento de manera territorial como sucedía en Siria e Irak, sino que perpetúa el conflicto desestabilizando a los países de origen de los yihadistas. Esta estrategia descentralizada hará muy difícil la tarea de identificar a los integrantes del grupo radical porque muchos de ellos salieron de sus países con pasaportes legítimos disimulados como turistas ocasionales.

El Estado Profundo, la teoría del “Caos controlado” y los delirantes mapas de Ralph Peters

No es la intención de este artículo vincular al grupo extremista con los Estados Unidos, pero si exponer asesores del Pentágono que en algún momento lo sugirieron. El experto en política exterior y lobbista de los Estados Unidos Steven Mann, máster de la Universidad de Columbia y graduado en la National Defense University de Washington, escribió una teoría a la que llamó “Chaos Theory and Strategic Thought Parameters” (Teoría del Caos y Pensamiento Estratégico) más conocida como la teoría del "Caos Controlado" donde detalla con escalofriante precisión un escenario que guarda un paralelismo sorprendente con el fenómeno actual de Oriente Medio y el surgimiento meteórico del “Estado Islámico”. En el texto en la que se diseña una estrategia para promover los intereses geopolíticos de Washington sostiene como idea principal “llevar el sistema a un estado de “criticidad política”. Entonces, el sistema, dadas ciertas condiciones, entrará inevitablemente en el caos y la “transformación”. “Dada la ventaja de los Estados Unidos en las comunicaciones y la creciente capacidad de movilidad global, el virus (en el sentido de una infección ideológica) será auto-replicante y se expandirá de forma caótica. Por lo tanto, nuestra seguridad nacional será preservada”.1

“De acuerdo a la “teoría”, el desmantelamiento de los estados-nación ya existentes, las culturas tradicionales, y las civilizaciones se puede lograr mediante:

- La des-ideologización de la población.

- Desechando el “lastre” de los valores ya existentes, y su sustitución por un conjunto propio.

- El aumento de las expectativas materiales, especialmente entre la élite.

- La pérdida de control sobre la economía y su destrucción final.

- Actos ilegales de movimientos supuestamente espontáneos que a menudo tienen carácter étnico o religioso”. 2

Ralph Peters
Otros de los “videntes” del Departamento de Defensa Ralph Peters, el maníaco experto militar y asesor en conflictos del futuro del Pentágono, especialista en crear mapas delirantes en lo que se conoce como la “remodelación de Oriente Medio” dibujando zonas artificiales a medida de ciertos sectores norteamericanos sin importar las etnias, la historia o la opinión de los involucrados, intentó imponer otra “teoría” perfectamente compatible con la descrita por Steven Mann en las que describió en varios artículos como uno titulado “Return of the tribes” (El retorno de las tribus) “donde muestra que mientras la globalización crea una nueva aristocracia mundial, miles de millones de personas que no tienen lugar en este sistema no pueden encontrarse a sí mismos, sino a través de una nueva tendencia que es la antítesis de la globalización, la tribalización, que se manifiesta en los aspectos étnicos y religiosos. Está también la clase compuesta por varios millones de “soldados”: terroristas, guerrilleros, miembros de los grupos de voluntarios y clandestinos, mercenarios que operan fuera de los ejércitos organizados de los sistemas nacionales, que desafían la dominación estadounidense de los estados-nación. El mundo se está volviendo más peligroso e inestable”. 3  En su ensayo denominado “Conflicto constante” Peters afirma que “El proceso de globalización será la polarización del mundo, el fortalecimiento de su división entre una minoría ganadora y una mayoría perdedora. La última categoría incluye no sólo todos los países del “Sur pobre”, sino una parte importante de la población del “Norte rico”, donde las diferencias de ingresos y bienestar entre los ricos y pobres no hará sino aumentar. En el artículo “Culture of a future conflict” (Cultura de un conflicto futuro), Peters explica que las futuras guerras y conflictos estarán determinados por la incapacidad de los gobiernos nacionales para convertirse en un sistema eficaz de distribución y control de los recursos. Culturas enteras jugarán un papel como competidores. Como resultado, la lucha de clases será de una magnitud tal que Marx no podía haberla imaginado, y podrá combinarse con los conflictos interculturales. Estos serán una característica integral de este siglo, definiendo el estilo y la dirección de los conflictos en el siglo XXI, al igual que la confrontación de ideologías lo hizo en el XX”. Y agregó “No habrá paz. En cualquier momento durante el resto de nuestras vidas, habrá múltiples conflictos mutando en las formas en todo el mundo. Los conflictos violentos dominarán los titulares, pero las luchas culturales y económicas serán más constantes y en última instancia más decisivas. El papel de facto de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos será el de mantener la seguridad mundial para nuestra economía y abierta a nuestro asalto cultural. Para esos fines, haremos una buena cantidad de muertos”. 4

Los mapas de Ralph Peters
 Estos surrealistas y maquiavélicos escenarios de conflictos artificiales que llevaría por medio de la participación del “Estado Islámico” a la desestabilización de zonas del mundo para crear las condiciones de una intervención de las fuerzas de ocupación norteamericanas a través de la OTAN cuesta asimilar. El surgimiento del “Estado Islámico” o la creación de un Estado Kurdo que tomaría territorios de Siria, Irak, Irán y Turquía y la creación de Estados “confeccionados a medida” no debería existir en los planes de ninguna potencia involucrada en conflictos internacionales. Cualquiera sea el caso, si Washington tomó en serio las ideas de Steven Mann o Ralph Peters los planes estaban destinados al fracaso. Ante la duda, Moscú que colaboró con el presidente sirio Bashar al Asad, hizo volar en pedazos los planes del “Estado Islámico” exterminando al grupo insurgente expulsándolo de Siria.
Pero esta derrota territorial no significó el fin del califato, sino el comienzo de un un nuevo tipo de conflicto aún más complejo y peligroso, una guerra que se dirime en el ciberespacio donde será más difícil detectarlos y en donde el daño puede ser más devastador que los escombros que dejaron a su paso por Oriente Medio.

“Estado Islámico Online”

La “marca” “Estado Islámico”
 La “marca” “Estado Islámico” como la de cualquier empresa multinacional se hará viral y poderosa a través de la construcción de un “Califato virtual” que utilizará las redes de Internet para atraer a sus nuevos “clientes”. Su agencia de noticias oficial llamada Amaq y sus sitios parásitos, siguen operativos y son los canales que utiliza el grupo para difundir su propaganda, atentados y operaciones. Pero el laberíntico mundo y submundo de Internet se convertirán en el nuevo territorio donde harán flamear las negras banderas del ISIS con su legendaria inscripción que rezaلا إله إلا الله محمد رسول الله‎ “no hay más dios que Alá” y que será el preámbulo de una lucha sin cuartel para llevar su yihad a cada rincón del mundo.
Joseph Votel un general norteamericano que encabeza el Comando Central de los Estados Unidos en Oriente Medio y Asia, declaró que “Derrotar al ISIS en el campo de batalla físico no será suficiente”. “Incluso después de la derrota decisiva en Irak y en Siria, el “Estado Islámico” se cobijará probablemente en un refugio virtual, un “califato virtual”, desde donde seguirá coordinando e inspirando atentados. Esto también le permitirá continuar formando una base de seguidores hasta que el grupo esté en condiciones de reconquistar territorios físicos”

El Estado Islámico en las redes sociales
 Esta metamorfosis obligada por su derrota territorial se puede interpretar como un triunfo escénico para el “Estado Islámico” y una derrota estratégica para Occidente que lo pondrá en igualdad de condiciones facilitando al grupo drenar su pus para que se propague por todo el mundo a través de Internet y sus redes sociales. “Charlie Winter redactó, para el grupo de reflexión británico Quilliam, un informe titulado “El califato virtual” y analizaba la estrategia de propaganda del ISIS. “Es evidente que su presencia ideológica, su existencia como idea será más importante en los próximos meses y años”, dijo. “El grupo intenta convencer de que la idea del califato es más importante que su presencia física”. “No es una elección binaria, en la red o fuera de la red”, añadió. “Siempre será un híbrido de los dos, lo real y lo virtual. En los próximos meses y años nos las tendremos que ver con un ISIS debilitado, pero que controlará todavía puntos territoriales, sobre todo en Siria. Y habrá también una insurrección clandestina en Irak”. 5 Pero estos parásitos inmunes a cualquier remedio, pusieron a Europa en jaque ocasionando casi 500 muertos en 47 atentados. El experto en terrorismo internacional Chema Gil, director del Departamento de Estudios sobre Terrorismo del Instituto de Seguridad Global “recuerda que, según las estadísticas, desde 2004 hasta los atentados de Charlie Hebdo en 2015 se producía un atentado terrorista cada 22 meses. A partir de ahí, y coincidiendo con la desintegración del califato físico, los atentados han aumentado a 1 cada 6 u 8 semanas”. 6

La jauría de Lobos solitarios deambula ahora en manadas por las calles de Europa

Si hacemos un repaso cronológico de los atentados en territorio europeo producidos por el grupo fundamentalista “Estado Islámico”, tendríamos que recordar que su progenitor “Al-Qaeda” ya había protagonizado ataques contra el viejo continente como el de la estación de Atocha en España conocidos como el 11M (11 de marzo de 2004) donde 4 trenes fueron detonados produciendo 193 víctimas. Menos de un año después, “Al-Qaeda” reivindicó otro atentado en el metro de Londres que dejó un saldo de 56 muertos y más de 700 heridos. Esto fue una inspiración para el “Estado Islámico” que comenzó una larga cadena de golpes que desataron en Europa una histeria de islamofobia como no se veía desde hacía siglos.

 La tragedia comenzó en París cuando el 7 de enero de 2015 la redacción del polémico semanario “Charlie Hebdo” que caricaturizaba la imagen del profeta Mahoma prohibida por el islam, fue asaltada por el grupo armado asesinando a 12 personas. La negra noche del 13 de noviembre de ese mismo año será recordada por todos los franceses como una de las jornadas más nefastas de la historia moderna de Francia, cuando se sucedieron varios atentados simultáneos que dejaron un saldo de 137 muertos incluidas las 89 personas que fueron asesinadas en la sala de espectáculos “Bataclán” en el centro de París. Ese mismo día el presidente de entonces François Hollande, anunció el “estado de emergencia nacional” y ordenó cerrar todas las fronteras de Francia. La locura y el pánico se expandieron por toda Europa y los atentados no paraban de sucederse, en Copenhague fue atacado un centro cultural que dejó 3 muertos y varios heridos, en Bruselas dos kamikazes pertenecientes al “Estado Islámico” se detonaron en el aeropuerto de Zaventem uno de los más transitados de Europa produciendo 32 víctimas mortales y más de 200 heridos, un tunecino al mando de un camión de reparto arrolló y asesinó a 84 personas en el principal paseo de la costa azul en la ciudad francesa de Niza, utilizando el mismo modus operandi otro ciudadano de origen tunecino se estrelló contra un mercado navideño en la ciudad de Berlín asesinando a 12 personas y 56 heridos, el puente de Westminster en la capital británica fue escenario de otro ataque cuando un automóvil arrolló a una multitud de peatones produciendo 6 muertos y medio centenar de heridos, nuevamente un camión fue utilizado para lanzarse contra una céntrica calle peatonal de Estocolmo con un saldo de 5 muertos y 15 heridos, durante un concierto en el estadio Manchester Arena en Inglaterra otro kamikaze se voló en medio de la multitud causando 22 víctimas fatales y 59 heridos, en agosto de 2017 en el Paseo de la Rambla de Barcelona una furgoneta embistió a una multitud ocasionando 16 muertos y un centenar de heridos, el 3 de abril de 2017 un atentado en la red de ferrocarriles de San Petersburgo en Rusia 17 personas fueron asesinadas. 

Golpes en Europa
Para finalizar y anticipándose a la celebración del próximo Mundial de Fútbol a desarrollarse en Rusia, un comunicado del “Estado Islámico”, adelantó que “sembrará el terror” durante los juegos poniendo en alerta máxima a los servicios de inteligencia rusos de la “FSB” el servicio de Seguridad Interior de Rusia.
La larga lista de atentados de “Estado Islámico” en Europa propagó el pánico en esa zona del mundo y levantó una ola de protestas y radicalización anti islámica quebrando la ya frágil tolerancia europea y criminalizando a la cultura del islam que le sirve de un sospechoso pretexto a las élites occidentales para justificar sus intervenciones militares en Oriente Medio.

Conclusión

El “Estado Islámico” no murió y posiblemente tenga una larga vida en la clandestinidad y muchos descendientes. Para algunos analistas el grupo es funcional a varios Estados que aseguran combatirlos transformándose en una carta comodín que sirve para rematar el “juego”. Los métodos de crear zonas artificiales de conflictos para producir un cisma geopolítico que justifique una intervención militar es un patrón de conducta que se ha vuelo evidente. Solo resta saber hasta cuándo la comunidad internacional seguirá tolerando esta forma de entender el mundo que algunas grandes potencias se empeñan en imponer. Cualquiera sea el caso, Europa y buena parte del mundo tendrán que acostumbrarse a un futuro cargado de incertidumbre y la sensación del miedo formará parte de la vida de millones de personas atrapadas en un conflicto que marcará su destino.

Birmania el grifo petrolero chino que Estados Unidos busca estrangular


La era post “Estado Islámico” (Segunda parte)

El genocidio de la etnia musulmana de los Rohingya en Birmania (Myanmar) es el pretexto perfecto para sofocar el suministro de petróleo del gigante asiático y abrir la caja de Pandora del “Estado Islámico” en el Sudeste Asiático.

Posibles frentes de tensión
Península de Malaca y Sudeste Asiático
Segunda parte (Birmania)

Por Humberto Kalinesti

 
La diáspora de los miembros del “Estado Islámico” del escenario sirio “está bajo control” y no precisamente por las fuerzas regulares del ejército sirio de Bashar al Assad que con el apoyo de Moscú los están exterminando, sino a través de los corredores que se están creando para que los miembros del grupo fundamentalista huyan a salvo y completen su operación de pinzas sobre Rusia y China.

Como anticipamos en la primera parte del informe sobre Asia Central, ahora uno de los vórtices también se está moviendo hacia la península de Malaca y el Sudeste Asiático donde el grupo terrorista se está infiltrando entre la etnia musulmana de los Rohingya en Birmania (Myanmar) para arrebatar al país de la influencia china y bloquear los oleoductos de 1200 kilómetros que Pekín construye desde la ciudad china de Yunnan, atravesando todo el estado birmano, hasta Sittwe en la bahía de Bengala en donde pasa el 80% del suministro de petróleo del gigante asiático.
Esta no es una obra más de las que Pekín edifica en el lejano oriente, por el estrecho de Malaca pasa el 80% del suministro de petróleo que China necesita para convertirse en los próximos 35 años en el mayor imperio que el mundo haya conocido. Esta construcción de importancia geopolítica central para China, choca de frente con los intereses de los Estados Unidos a través de las multinacionales occidentales que vienen operando en el país. La anglo-holandesa Shell, la francesa Total y la empresa estadounidense Chevron vienen explotando los recursos de Birmania hace muchos años creando un escenario de tensión que pone al gobierno del presidente Htin Kyaw (el primer civil desde 1962) y mano derecha de la líder política birmana y Nobel de la paz Aung San Suu Kyi, en la disyuntiva de servir a los intereses de Washington o entrar a la era china de la Ruta de la Seda.

Suu Kyi “la dama de Rangún”
Suu Kyi “la dama de Rangún” como se la conoce que fue galardonada con el Nobel de la Paz en 1991 por su lucha por el retorno a la democracia contra la junta militar que gobernaba el país, viene siendo muy cuestionada por su indiferencia ante la tragedia a tal punto que declaró ante el estupor de la comunidad internacional que “Mi Gobierno también quiere saber de qué huyen los Rohingyagenerando indignación y el pedido de más de 400 mil personas que firmaron una petición online para revocarle el premio. El dilema se está “calentando” desde que la minoría musulmana de los Rohingya vienen siendo perseguidos, masacrados y expulsados del territorio birmano a la vecina Bangladés. Pero esto no es solo un holocausto étnico o una operación de limpieza racial que causó cientos de muertos y el desplazamiento de miles de personas perseguidas por las autoridades de Rangún, es una emboscada tendiente a desactivar los planes de abastecimiento petrolero de China y quebrar la espalda de Pekín. El “Estado Islámico” está llegando a la zona para quedarse y promete su Jijad para alzar las armas e incendiar las fronteras birmanas con el combustible que brota a borbotones de la bahía de Bengala. “Dmitry Mosyakov, director del Centro para el Sudeste de Asia, Australia y Oceanía en el Instituto de Estudios Orientales de la Academia Rusa de Ciencias, declaró a medios moscovitas que el conflicto “se había avivado por actores externos” y que “tiene al menos tres dimensiones”. “Primero, este es un juego contra China, ya que China tiene inversiones grandes en Arakán (Rakhine)”, “Segundo, está destinado a alimentar el extremismo en el Sudeste de Asia… Tercero, es el intento por sembrar discordia dentro de ASEAN (La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático) entre Myanmar, Indonesia y Malasia dominada por musulmanes”. (1)
La etnia musulmana de los Rohingya es una minoría de alrededor de 1 millón de habitantes (apenas el 4% de la población) en un país abrumadoramente budista que se agrupan en el estado de Rakhine que limita sobre la costa que da al golfo de Bengala y al norte con Bangladés. Por esta provincia, una de las más pobres del país, atraviesa el oleoducto chino que permitirá a Pekín eludir, en parte, el bloqueo que la Sexta flota norteamericana puede producir sobre la bahía de Bengala en caso de una guerra sino-estadounidense. Y esto no es un dato menor, es el núcleo del problema. China anticipándose a la situación, está presionando al gobierno de Rangún para “ordenar” la zona y no se convierta en un foco insurreccional del “Estado Islámico”. El costo de esta operación es una calamidad humanitaria que produjo que 250 mil personas pertenecientes a la etnia huyeran de Birmania con destino a Bangladés abandonando sus hogares que fueron arrasados e incendiados por las fuerzas de seguridad. 
 
Aldeas Rohingyas en llamas

Los Rohingya no son reconocidos como grupo étnico ni considerados ciudadanos por el gobierno birmano convirtiéndolos en “parias” y que llevó a las Naciones Unidas a emitir una declaración oficial donde afirma que los Rohingya son “un pueblo sin Estado y sin amigos”. Según las autoridades de Rangún las acciones del ejército birmano son una respuesta a las atrocidades que viene cometiendo el Ejército de Salvación Rohinyá de Arakán (ESRA) responsables de numerosas matanzas de civiles budistas y puestos militares con la intención de crear un Estado musulmán. Rangún afirma que el ESRA tiene vínculos y financiación del exterior a través del “Estado Islámico”. Su líder Ata Ullah un pakistaní criado en la Meca está acusado de crear grupos insurgentes provenientes de Bangladés con el apoyo de yihadistas pakistaníes, afganos y células que están operando y consiguiendo adeptos en Malasia e Indonesia de mayorías musulmanas.

Ata Ullah

  La respuesta budista tiene un número “Movimiento 969”

El conflicto Rohingya no es nuevo, durante la Segunda Guerra Mundial comenzaron a producirse los primeros enfrentamientos serios entre la etnia musulmana y la mayoría budista birmana conocida como losrajines”. Durante la independencia de la India los Rohingya pretendieron formar parte de Pakistán Oriental hoy Bangladés lo que fue rechazado por aquel entonces por las autoridades de Islamabad. Eso no desanimó a los Rohingya que comenzaron a organizarse para establecer un estado independiente en territorio birmano lo que encendió el conflicto. Se estima que más de 20 mil budistas fueron asesinados desde aquellos años generando un proceso de radicalización y odio racial. El clima de intolerancia y las matanzas mutuas fue en aumento y culminó con la aparición de personajes como Ashin Wirathu, un monje budista radical líder espiritual del movimiento antimusulmán de Birmania conocido como el “Movimiento 969” que no duda en autoproclamarse como el “Bin Laden birmano”. Este sujeto funcional a los intereses de Washington, tapa de la revista TIME, ultra xenófobo y de un discurso incendiario comanda el “969” un grupo integrado por budistas fundamentalistas acusados por varias organizaciones de derechos humanos por incitar a la violencia contra la minoría Rohingya.

Ashin Wirathu
Wirathu lanzó una cruzada nacional para imponer la ley de “Protección de la Religión y la Raza” aprobada por el gobierno que pone límites a la reproducción de los Rohingya y el matrimonio interreligioso so pena de severos castigos para los progenitores. Wirathu no ahorra adjetivos discriminatorios contra la minoría musulmana a los que compara con los peces carpa africanos “porque se reproducen sin cesar hasta que acaban con las especies autóctonas”. Wirathu niega además los crímenes del ejército birmano contra la la etnia a la que tilda de “estupideces” y declaró sin escrúpulos al diario británico “The Guardian” que las violaciones sexuales cometidas por los miembros de las fuerzas de seguridad son imposibles debido a “que sus cuerpos son demasiados repugnantes”.
Un informe hecho público por la organización tailandesa por los derechos humanos “Bangkok Fortify Rights” “recoge los testimonios de varios rohingyas que pudieron escapar de la aldea de Chut Pyin en el municipio de Rathedaung. Ellos afirmaron que alrededor de 200 hombres, mujeres y niños de su comunidad habían sido asesinados por las fuerzas de seguridad de Myanmar. De acuerdo con el informe, los soldados arrestaron a un gran grupo de hombres rohingyas, a los cuales trasladaron a una choza de bambú cercana y la prendieron fuego. Todos murieron en el acto”.(2)

Sudeste Asiático... abriendo la Caja de Pandora del “Estado Islámico”


El "Estado Islámico" en Marawi, Filipinas
Estas atrocidades son una inspiración para los planes de penetración del “Estado Islámico” que explota estas tragedias para inocular su veneno y alzar la revuelta en el sudeste asiático. La toma de la ciudad filipina de Marawi al norte de la isla de Mindanao por milicias que juraron lealtad al “Estado Islámico” fue un hito que sacudió a los gobiernos de la región abriendo un nuevo frente de sublevación que puede propagarse a una velocidad de vértigo. El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte declaró la ley marcial en la isla cuando los yihadistas de los grupos Maúte y Abu Sayyaf afiliados al “Estado Islámico” quemaron iglesias cristinas, hospitales e instalaciones gubernamentales con un saldo de más de 900 muertos. Pero el incendio no se detiene y amenaza propagarse a Indonesia y Malasia países de mayoría musulmana donde pretende arder y arrastrar a esa zona del mundo a una espiral de violencia de difícil pronóstico. Luego de la tragedia de Rakhine en Birmania, se difundió un comunicado de Al-Queda llamando a los musulmanes del Sudeste Asiático a la guerra santa que prendió rápidamente entre las células que tiene el grupo en Indonesia y Malasia. Como advirtió el ministro de Defensa de Indonesia Ryamizard Ryacudu, “hay células del “Estado Islámico” durmiendo en casi todas las provincias de Indonesia, es un presagio que anticipa que no bien despierten de su letargo, hundirán a la región en una pesadilla.

Conclusión

Comprometer las vías de tránsito del comercio y el abastecimiento de petróleo de Pekín por el mar de China Meridional, el golfo de Tailandia y el estrecho de Malaca son una prioridad de los Estados Unidos. Su control asegura, en un hipotético escenario militar, el estrangulamiento de la economía más prospera del mundo que amenaza los intereses norteamericanos en su lucha por la hegemonía global.
El “Estado Islámico” vuelve aparecer como una sombra que sigue los pasos de Washington negándose a abandonarlo. Como dijo alguien alguna vez en una licencia poética, “nuestra sombra no es más que un prolongación de uno mismo”.

fuentes:
(1)  http://misionverdad.com/trama-global/crisis-de-rohingya-george-soros-petroleo-y-lecciones-para-india
(2)   http://www.hispantv.com/noticias/asia-y-oceania