El peso de la industria militar en el mundo por Damián Jacubovich


¿Porqué es importante interesarse a la geopolítica de la industria militar en el mundo?



 

Fotos e imágenes del geopolitólogo Damián Jacubovich
Damián Jacubovich experto en geopolítica de la defensa
 

Entrevista televisiva al geopolitólogo Damián Jacubovich sobre la diplomacia de Rusia en Medio Oriente

Click en la ventana para acceder a la entrevista a Damián Jacubovich
 

Entrevista televisiva al geopolitólogo Damián Jacubovich sobre la diplomacia de Rusia en Medio Oriente

Damián Jacubovich experto en geopolítica de la defensa y relaciones internacionales
 

Entrevista a Damián Jacubovich sobre ¿Quién es Marine Le Pen? líder del partido de ultraderecha de Francia

Click en el link para escuchar entrevista a Damián Jacubovich sobre ¿Quién es Marine Le Pen?
http://www.ivoox.com/quien-es-marine-le-pen-damian-jacubovich-audios-mp3_rf_9734405_1.html

  
Damián Jacubovich experto en geoestrategia
Fotos e imágenes del geopolitólogo Damián Jacubovich
Damian Jacubovich geopolitólogo



Geopolítica de Francia: Qué es el Frente Nacional? (Front National y su lider Marine Le Pen

 Ver video del analista internacional Damián Jacubovich sobre la subida de la extrema derecha en Francia: el Frente Nacional de Marine Le Pen por Damián Jacubovich


¿Qué es el frente Nacional?
El Frente Nacional (Front national) (FN) es un partido político francés fundado fundado en 1972, fue presidido por Jean Marie Le Pen de 1972 a 2011 y luego por su hija Marine Le Pen, desde esa fecha a la actualidad.

EL partido emerge en el paisaje político francés en los años 1980, obteniendo 35 diputados en las elecciones legislativas de 1986. Su entonces lider Jean-Marie Le Pen fue candidato a la elección presidencial 5 veces. En 2002, Le Pen logra calificarse para la segunda vuelta de las presidenciales frente à Jacques Chirac. 10 años más tarde, en 2012, Marine Le Pen realiza el mejor score del Frente Nacional en una eleccion presidencial con el 17,90 %. En 2014, el Frente Nacional consigue importantes victorias electorales logrando por ejemplo una 1era posición en las elecciones europeas de 2014 con casi el  25 % de los votos. En las elecciones legislativas de diciembre del 2015, el Frente Nacional con casi 7 millones de votos en la primera vuelta, se constituye en la primera fuerza política de Francia.

La mayoría de los observadores geopolíticos situan al Frente Nacional como un partido de Extrema Derecha, sus representantes se consideran como un movimiento que se extiende más allá del eje izquierda y derecha .


Victoria del Frente Nacional en la primera vuelta de las elecciones Regionales 2015
Así como el lamentable atentado ocurrido hace algunos días en París no sorprendió absolutamente a nadie, tampoco lo ha hecho la victoria de la llamada “ultraderecha” en la primera vuelta de las elecciones regionales francesas.
Si bien, una segunda vuelta se encuentra pendiente, a partir del último domingo, el Front National se ha convertido en la primera fuerza política de Francia, logrando captar un 30% de la masa de votantes. El fantasma de la derechización de la sociedad francesa hace ya tiempo que ha encarnado en el país, y no por nada, el cotidiano de centro-izquierda Libération decidió titular su tapa del día post-elecciones regionales "Ça se rapproche" (Esto se acerca); haciendo alusión de esta manera  a lo que puede acontecer en la segunda vuelta, o yendo aún más lejos, invocando las serias chances de la candidata Marine Le Pen, líder del partido, de aspirar al sillón presidencial en las próximas elecciones del 2017.
El Partido Socialista, actualmente en el poder y gran perdedor de estas elecciones, ha llamado, en un intento de disminuir las posibilidades y “potenciales daños democráticos”  del ascendente  Frente Nacional, a retirar todas aquellas listas socialistas que lleguen en tercera posición electoral y favorecer así las chances de su “archi e histórico enemigo: el partido tradicional centro-derechista; en lo que parece un intento desesperado de poder salvar en un “acto patriótico”, los últimos vestigios de una República en ruinas, a punto de caer bajo el asedio de la “bestia”.   
Marine Le Pen, actual presidenta del partido, es hija de Jean-Marie Le Pen, fundador mítico del Frente Nacional, famoso éste último, por sus salidas discursivas ultra-nacionalistas y xenofóbicas. Ya beneficiada por el escepticismo que ha producido la crisis financiera en la sociedad, Marine Le Pen ha sabido efectuarle un poderoso y provechoso lifting a su partido, incluyendo la expulsión de su propio padre del Front National del cual era hasta entonces, presidente honorario. Con un discurso inteligente, convincente y mucho más moderado, ha sabido captar las simpatías de propios y extraños, derechistas y centristas desilusionados e inclusive parte de un electorado proveniente de sectores populares decepcionados por una alternancia política flácida de los partidos tradicionales de izquierda y derecha empantanados en un inmovilismo burocrático, cada vez más parecidos que distintos entre sí, a quienes responsabilizan de la crisis socio-económica que vive en la actualidad la sociedad francesa.
Damián Jacubovich: geopolítica de Francia
Finalmente, cabe señalar, que los últimos atentados islamistas ocurridos en Francia, también han sabido favorecer la creciente popularidad del Frente Nacional, quien esgrime desde hace un tiempo, un discurso a favor de una inmigración mucho más selectiva y controlada, pregonando una salida del país de la Unión Europea; buscando proteger así la alicaída industria nacional y poder garantizar lo que ellos llaman la “real” soberanía de sus fronteras. 

Fotos e imágenes del geopolítólogo, analista internacional y geoestratega Damián Jacubovich


Damián Jacubovich geopolitólogo
Damián Jacubovich geopolitólogo de América Latina
´Foto Damián Jacubovich

Damián Jacubovich analista internacional


DAMIAN JACUBOVICH
Damián Jacubovich geoestratega
Damián Jacubovich geopolitólogo y geoestratega
Damian Jacubovich

Damián Jacubovich junto con el ex ministro de defensa de Argentina


Damián Jacubovich junto con el ex ministro de defensa de Argentina
Damián Jacubovich analista internacional


Damián Jacubovich en el programa de geopolítica Humos & Espejos





Damián Jacubovich analista internacional
Damián Jacubovich geopolitólogo
Damián Jacubovich analista internacional y geopolitólogo


Damián Jacubovich esperto en geopolítica de América Latina
Damián Jacubovich analista internacional argentino




Audio podcast sobre definición y significado de la geopolítica por el geopolitólogo Damián Jacubovich

Damián Jacubovich

Click en el link para acceder al audio sobre el significado y la definición de la Geopolítica 
http://www.ivoox.com/definicion-significado-geopolitica-geopolitologo-damian-audios-mp3_rf_9699885_1.html 



Contenido del audio - Análisis etimológico del término "geopolítica"
- ¿Qué es la geopolítica, el aporte de Ives Lacoste?
- Definición en la actualidad del término "geopolítica"
- Ciencias que abarca la geopolítica- La geopolítica en el corazón de los nuevos paradigmas geopolíticos del siglo XXI



Geopolítica de la educación y la formación académica y en América Latina por Damián Jacubovich



Geopolítica educativa y universitaria en el mundo y América Latina


Damián Jacubovich geopolitólogo
Estar en medida de ofrecer una educación superior de calidad se ha convertido en una cuestión de potencia para los Estados del planeta. El reconocimiento a nivel de las Universidades de un país hace a la influencia en el escenario geopolítico internacional. Y ya no resulta una cuestión de antigüedad de las estructuras académicas las que determinan su resplandor: la más vieja universidad del mundo, Al Quaraouiyine (en Marruecos), no se encuentra ni cerca de alcanzar ni el prestigio ni la clasificación de Harvard.
El capital humano se constituye entonces como el verdadero elemento determinante de la potencia a largo plazo, por eso muchos especialistas afirman que la formación académica resulta el alma mater de la potencia de un Estado ya que es aquí donde se dibujan las grandes orientaciones estratégicas de las naciones (defensa, industria militar altas tecnologías o innovación.
En algunos países las universidades han sido menospreciadas generando las llamadas fugas de cerebros fuertemente aprovechadas por los países receptores de estos flujos migratorios. Estos movimientos migratorios intelectuales benefician a los Estados llamados “atractivos” ya en posición ventajosa respecto de los otros países.
Damián Jacubovich geoestratega
La realidad indica que la formación académica dispone de un real poder de seducción: Según la clasificación de la Universidad de Shanghai especialista en el tema de elaborar ranking de las universidades en el mundo, bien que imperfecta, establece que las 10 primeras universidades del mundo más reconocidas se encuentran en los Estados Unidos y en el Reino Unido, demostrando de esta manera que la formación académica representa no solamente un factor de influencia sino también un especie de barómetro del poderío mundial de los países, en este caso poniendo de relieve la supremacía el eje anglo-saxón.
Con la globalización, una pseudo economía del conocimiento parece haberse implementado. Se caracteriza por la comercialización de los productos  de investigación y de Educación. Con el objetivo de ser reconocidos en el plano internacional, los establecimientos de educación superior implementan nuevas prácticas como la internacionalización de sus universidades tratando de atraer un máximo posible de estudiantes extranjeros.
De esta manera la formación Académica alimenta a la vez la potencia y la influencia en una verdadera lógica geoestratégica.

Por otro lado la formación académica juega un rol primordial en la consolidación de las futuras élites. Así las grandes universidades se convierten en un instrumento de la reproducción de las élites difundiendo un modo de pensamiento, incluyendo  por supuestos modelos, sociales, económicos y políticos. Con esta dinámica, los decididores del Sur a menudo son formados en Occidente exportando de esta manera sus modelos.
En nuestro continente numerosos analistas de la geopolítica educativa alertan contra un sistema educativo basado generalmente en relación a tres ideas fundamentales: eficiencia, eficacia y calidad, tres ejes que fueron originalmente acuñados por la pedagogía estadounidense del eficientismo industrial que traslada al campo pedagógico y, en general al de las ciencias humanas, conceptos empresariales. De esta manera, se vincula lineal y mecánicamente el sistema educativo con el aparato productivo, subordinando el primero a los intereses del segundo. Según esta visión, la educación es considerada como producción de capital humano, como inversión personal y colectiva, la cual debe, por lo tanto, ser rentable en términos económicos.
Estos son los principios que rigen numerosos programas educativos para América Latina financiados por organismos internacionales como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Según este razonamiento, invertir mejor no significa invertir más, sino desarrollar aquellas áreas educativas que demanda el mercado y considerar la educación como una empresa que debe mostrar su eficiencia, eficacia, rentabilidad y calidad.
Si bien es cierto señalar que la educación no puede ciertamente divorciarse del trabajo, también se debe reconocer que el trabajo no es productivo únicamente en términos comerciales. El trabajo vincula al hombre consigo mismo, con los demás y con su medio, en este sentido el trabajo es realización humana. Por esta razón, la relación educación - trabajo no debe limitarse al éxito en el mercado laboral ni transformar a los trabajadores en apéndices de las máquinas.

Una educación de calidad bajo una visión muy diferente y opuesta a la neoliberal, debe formar profesionales críticos, capaces no sólo de asimilar tecnologías sino de crearlas y de asumir posiciones transformadores en todos los aspectos. Lo que debe buscar la Universidad es la formación de hombres creadores, conscientes del mundo en que viven, de la historia, de la realidad y de sus procesos sociales.

Geopolítica militar mundial: los nuevos conflictos armados del siglo XXI



Las nuevas guerras del siglo XXI por Damián Jacubovich

 A imagen de nuestras sociedades, las guerras evolucionan “gracias” al avance de la ciencia. Nuevos términos hasta hace poco, ciencia ficción, se materializan hoy en esta aldea global: conflictos asimétricos, guerras híbridas, disparos robóticos, drones, ataques cibernéticos…
Damián Jacubovich

Una de las características que ha traído este siglo son los cada vez más ocurrentes « conflictos asimétricos » que oponen fuerzas estatales y grupos armados no-estatales, materialmente insignificantes comparado con los Estados que los combaten. El término ya había sido analizado por Sun Tzu en el Arte de la Guerra (V siglo A.C.) El llamado terrorismo y las guerrillas constituyen un ejemplo de este fenómeno. En muchos de estos casos, ese enemigo es percibido como un criminal y no como un beligerante, cuyos derechos no se encuentran regidos por Convenciones Internacionales.

No es de extrañar en ese sentido que también aparezcan nuevos términos, como él de guerra híbrida: es un concepto de origen americano que define una nueva modalidad de guerra, que combina justamente el tipo de guerra tradicional típico com por ejemplo el de la segunda guerra mundial basado en el poder de fuego con el de los conflictos asimétricos como lo son los mencionados terrorismos o guerrillas. Este tipo de guerra es lo que puede observarse hoy en día en Medio Oriente con la lucha contra el Estado Islámico, quién representa en muchos sentidos un adversario híbrido para Occidente ya que combina capacidades militares clásicas como artillería, tanques, misiles y opera en ese sentido en ciertos escenarios como los Estados tradicionales y por otro lado, esta organización también lleva a cabo prácticas de terrorismo internacional implementando acciones de guerrillas, propaganda en los medios de comunicación, en las redes sociales, en síntesis representa dos modalidades de guerra combinadas. 

La tecnología siempre ha sido el elemento clave de las guerras. Un claro ejemplo, fue la utilización del estribo por los ejércitos mongoles en el siglo XII y XIII que les permitía a los jinetes tener las manos libre para disparar. Esta tecnología resultó en gran parte (no en toda) decisiva para que los mongoles se hicieran con casi la mitad del globo terráqueo. A nivel tecnológico militar, la principal evolución de este siglo consiste en poder cometer actos de guerra, sin tener necesidad ni de movilizar ni de poner en riesgo los conscriptos (cuyas muertes hoy suelen ser muy costosas para el rating de los gobernantes).
Damián Jacubovich experto en cuestions de defensa
En este marco, existe la posibilidad de que las máquinas puedan cometer actos de violencia programados, implicando el poder delegar nuestra capacidad de discernimiento a la hora de cometer dichos actos, un elemento esencial en la atribución de la responsabilidad. El recurrir de forma creciente a la tecnología en materia de hostilidades bélicas pone en relieve cuestiones de alta complejidad relacionados con la  responsabilidad legal, teniendo en cuenta, entre otros elementos, la cantidad de personas (civiles y militares) implicados en el proceso que va desde la concepción misma del arma hasta su utilización. ¿A quién se le debe atribuir la responsabilidad de un ataque ilegal cometido por un robot debido a un disfuncionamiento técnico? ¿A la persona autora de la concepción, al operador, a ambos?
Damián Jacubovich geopolitólogo


Por otro lado, el tema de los llamados a disparos a distancia también genera debate a nivel del alcance jurídico. En agosto del 2015, Royal Air Force (RAF), el ejercito británico  mató a 2 djadistas británico que iban en un vehículo con un dron reaper, valor 15 millones de dólares a casi 5 mil kilómetros de distancia. El hecho desató una ola de críticas por parte de las organizaciones defensoras de los derechos humanos. La guerra de esta manera se vuelve unilateral, suprimiéndose todo derecho de reciprocidad. El dron es el instrumento de la guerra asimétrica contemporánea. Para algunos analistas, el poder matar a un objetivo humano a distancia del territorio equivale de alguna manera a volver a implementar la pena de muerte, ya que se mata a alguien violando el derecho internacional que legitima el uso de la fuerza de los Estados solamente en caso de legítima defensa. Nos encontramos cada vez más alejados de la guerra tal que la define Clausewitz (teórico militar prusiano del siglo XIX) que define la guerra como un duelo entre dos combatientes o bien una multitud de combates encastrados los unos en los otros .Con la muerte de los individuos por drones
se producen ejecuciones extrajudiciales de individuos, culpables o presuntamente culpables de actos atroces, no han sido juzgados conforme al derecho, ni que hablar de los errores en la muerte de civiles inocentes por mala definición de una cámara. Ni que hablar de la violación a la privacidad individual de individuos que son observados durante cantidad de tiempos o de países que ven como sus fronteras son violadas sistemáticamente. Numerosas preguntas surgen para ahogarse inmediatamente en una laguna del derecho en la cual recién ahora comienzan los expertos a sumergirse.

Nuestra dependencia de la tecnología conlleva necesariamente una mayor vulnerabilidad respecto a incertidumbres científicas así como a riesgos de disfuncionamiento técnico que podrían provocar grandes catástrofes humanitarias inéditas, como accidentes tecnológicos mayores, parálisis de los sistemas de salud o de aprovisionamiento de un país debido a la destrucción de las redes informáticas en el marco de las llamadas cyber-guerras. Basta mencionar el ataque sufrido en el 2010 por el sistema informático de las centrales nucleares iraníes por el virus Stuxnet a manos del bloque occidental.
También vale la pena preguntarse que pasará el día que hackeen el sistema informático de un ejército de drones.
La conclusión no es novedosa, las tecnologías han evolucionado más de prisa que la humanidad. A modo de muestra, basta decir que el hombre ha construido un sistema planetario en donde la guerra sigue siendo el mejor de los negocios.